Taxistas que tienen concesionado el servicio de transporte de viajeros del aeropuerto, coincidieron en que no cederán espacios para que choferes de Uber operen debido a que no tienen permiso y aseguran que éstos deben respetar la ley.

Choferes de las empresas que operan en el aeropuerto externaron que con la influencia de Uber en la zona se encuentran perdiendo hasta el 80% de sus ingresos.

En el aeropuerto “Roberto Fierro Villalobos” operan actualmente alrededor de 65 taxistas, a través de tres concesionarias: Prodigy, Trasgus y Valops.

A pesar de ser acusados de “monopolizar” el servicio en el lugar, los taxistas explican que son las normas federales las que prohíben que conductores de otros servicios como Uber presten sus servicios, no ellos.