Vicente Carrillo Fuentes, exlíder del Cártel de Juárez; Sidronio Casarrubias, líder de Guerreros Unidos, y José Noé Barajas, operador de Los Caballeros Templarios, se quejaron por el precio de las papitas.

Estos capos, junto con decenas de internos de los penales federales del Altiplano y de Occidente, denunciaron ante la Profeco abusos en los precios de las tiendas de esas prisiones.

En su queja explican que, desde octubre, cuando se reconfiguró el “sistema de tiendas” en los Ceferesos, los precios de la comida chatarra, productos para aseo y papelería subieron 20 por ciento, en promedio.

Por ejemplo, los Cheetos de 255 gramos costaban 43 pesos y ahora valen 60.50, mientras que los Doritos, de 48 pesos, pasaron a 62.

Más de 60 internos del Altiplano firmaron la queja, y en el penal de Occidente, más de 70 reos, entre ellos José de Jesús Méndez Vargas, “El Chango Méndez”, de La Familia Michoacana.

“Somos obligados a comprar productos para nuestra alimentación, aseo y papelería a un excesivo e injustificado sobreprecio.

“Somos obligados porque no se nos proporciona una adecuada alimentación, porque sólo existe una opción que monopoliza la venta de productos, porque requerimos artículos de papelería para poder comunicarnos con nuestros familiares y juzgados para ejercer nuestro derecho de defensa”, anotaron los reos del Cefereso Occidente en su queja dirigida a Rogelio Cerda, titular de la Profeco.

Los internos del Altiplano recurrieron a Cerda para pedir apoyo con los precios reales y se sancione a quienes realizan lo que consideraron un abuso, pues “no porque estemos recluidos en un centro federal nos podrán vender cosas a precios que ellos quieran”.

Los reclusos fundamentaron sus quejas, de las cuales Reforma tiene copia, en diversos artículos de la Constitución, la Convención Americana sobre Derechos Humanos y la Ley General de Transparencia.

Entre los quejosos del Altiplano también figuran Ramiro Pozos González, ‘El Molca’, de la La Resistencia y Martín Arzola Ortega, ‘El 53’, supuesto mando del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Firmaron además Vicente Carrillo Leyva, ‘El Ingeniero’, hijo de Amado Carrillo Fuentes; Ismael Zambada Imperial, ‘El Mayito Gordo’, hijo de Ismael ‘El Mayo’ Zambada; y Damián Gallardo Martínez, defensor indígena de derechos humanos, acusado de secuestro.

Familiares de los internos del Cefereso 17, en Michoacán, denunciaron el mismo problema ante la Profeco.

“Nosotros hacemos un esfuerzo por darles dinero, ya que todos están flacos, pues le dan de comer muy poco, entonces como tienen hambre se llenan de chatarra”, acusaron.

Fuente: El Diario.mx