Que los fanáticos de los superhéroes lleven pañuelos al cine cuando vean Avengers: Infinity War, la película más ambiciosa en la historia de los Estudios Marvel.

“¿Si el Capitán América o Iron Man van a morir? No puedo decirlo. Pero sí puedo decir algo: en esta historia ninguno, ninguno de los personajes está a salvo, todos pueden morir”, comentó vía telefónica la actriz escocesa Karen Gillan (Doctor Who, Jumanji: En la Selva), quien da vida a Nebula en la historia.

Infinity War, que Marvel ha cocido a fuego lento por una década y estrenará en cines el 27 de abril, pinta para superar los récords taquilleros de The Avengers: Los Vengadores (mil 518 millones de dólares) y Avengers: La Era de Ultrón (mil 405).

Basada en la serie de cómics “El Guantelete del Infinito”, de Jim Starlin y George Perez, presentará a los héroes frente a una amenaza galáctica cuyo poder no imaginan.

Thanos (Josh Brolin), el gran rival esta ocasión, busca las Piedras del Infinito para obtener omnipotencia y doblegar al universo entero.

El “Titán Loco” quitará de la cabeza del público aquella idea de que “Marvel tiene grandes películas pero malos villanos”, opinó Gillan, cuyo personaje es, curiosamente, hija adoptiva de Thanos.

“Los villanos funcionan cuando entiendes sus motivaciones, cuando ves por qué se hicieron malos y no sólo están matando gente.

“Las personas que piensen así cambiarán de parecer cuando vean esta película. Es el malo más malo de todos los tiempos. Es horrible. Y Josh Brolin está fantástico”, aseguró la también directora, escritora y productora.

Nebula, la fiera asesina alienígena que presentaron los filmes de Guardianes de la Galaxia, ya no será una loba solitaria en el largometraje dirigido por Joe y Anthony Russo (Capitán América: Civil War), prometió.

“Al final de la última película de Guardianes de la Galaxia, todo lo que Nebula quería es conectar con su media hermana. Finalmente ve que puede hacer eso y se aferra a ello”.

De 30 años, Gillan confirmó que la producción del filme protegió la historia con celo para evitar que hubiera filtraciones, incluso del mismo elenco.

“Ninguno de nosotros leyó el guión completo, se guardó con muchísimo secreto, sólo sabíamos lo de nuestras escenas. Eso nos dará diversión a la hora de verla”.

Además del orgullo de participar en la película de superhéroes más grande hasta la fecha, la pelirroja tuvo otra felicidad, aunque más banal, con el proyecto: no tuvo que afeitarse la cabeza, como en Guardianes…, para interpretar a Nebula.

“Me permitieron conservar mi cabello. ¡Qué felicidad! Algunos compañeros negociaron aumentos salariales, yo negocié no perder mi cabello”, bromeó.

Fuente: El Diario