Yulia Skripal, la hija del ex espía ruso envenenada en Inglaterra junto con su padre, salió de cuidados intensivos este jueves y su salud “mejora rápidamente“.

La mujer de 33 años, hija del ex doble agente, Sergei Skripal, “mejora rápidamente. Ya no está en estado crítico y su situación es ahora estable”, precisó el hospital de Salisbury, donde se encuentran internados ambos desde el 4 de marzo.

El ataque a los Skripal en Salisbury, al suroeste de Inglaterra, provocó que mas de dos docenas de países expulsaran a más de 140 diplomáticos rusos.

Las autoridades británicas responsabilizaron del envenenamiento al gobierno ruso, que negó cualquier implicación en el ataque, y precisaron que el agente nervioso Novichok diseñado en tiempos de la Unión Soviética, fue el veneno utilizado para atacar al ex espía y su hija.

El ataque es considerado como el primer uso de un arma química en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

“Me complace informar una mejora en la condición de Yulia Skripal”, dijo la doctora Christine Blanshard, directora médica del hospital de Salisbury.

“Ha respondido bien al tratamiento pero continúa recibiendo atención clínica especializada las 24 horas del día”, agregó.

La tercera víctima, Nick Bailey, fue dada de alta el jueves pasado. Se trataba del primer policía que intervino para auxiliar a Sergei Skripal y su hija cuando se encontraban inconscientes en un banco público.

Según los investigadores, el padre y la hija entraron en contacto por primera vez con el agente tóxico en el domicilio del ex espía.

“Los especialistas han identificado los niveles de concentración más altos del agente neurotóxico, por el momento, en la puerta de entrada del domicilio” en Salisbury, aseguró el miércoles la Policía metropolitana de Londres.