La Procuraduría General de la República (PGR) dio a conocer los resultados de los primeros peritajes realizados tras los enfrentamientos que se registraron los días 24 y 25 de marzo en Nuevo Laredo, Tamaulipas, entre presuntos integrantes del cártel del Noreste y elementos de Marina, hechos en los que perdieron la vida tres integrantes de una familia.

En un mensaje a medios, el titular de la Coordinación de Servicios Periciales de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Anselmo Apodaca Sánchez, explicó que, al momento del enfrentamiento, el vehículo en el que viajaban los civiles circulaba de oriente a poniente sobre el libramiento Luis Donaldo Colosio.

La familia se dirigía de la colonia Roma, donde viven sus familiares a la colonia Nuevo Progreso en la que su ubicaba su domicilio.

Apodaca Sánchez indicó que el toldo del automóvil presenta impactos de bala con dirección de arriba hacia abajo y detalló que el conductor, ya herido, todavía condujo cerca de un kilómetro.

“En el caso de la camioneta pick-up y la de lujo de los civiles armados, al momento del enfrentamiento estuvieron estáticos, por eso es que presentan diferentes trayectorias; el día de hoy sabemos que fueron apoyados por un helicóptero de la Secretaría de Marina, el cual hacía un viraje sobre la zona y de esta manera, al ser agredidos es donde, realizan los disparos, por eso es que estamos con mayor seguridad que al momento del inicio de la agresión, el vehículo de la familia va pasando de una dirección de oriente a poniente hasta el lugar donde fue encontrado, por el carril norte del citado libramiento, ubicándose de manera circunstancial en la línea de fuego con los civiles armados”.

Luego de que la PGR diera a conocer esta información, la Secretaría de Marina difundió un comunicado en el que dio a conocer que asume la responsabilidad que deriva de estos hechos.

Por lo anterior, se llevarán a cabo todas las acciones correspondientes, para proporcionar tanto la ayuda, como la reparación integral a los afectados, en cumplimiento a lo establecido por la Ley General de Víctimas.

Agregó que, tanto la información dada a conocer inmediatamente en aras de trasparentar el actuar institucional, como la postura asumida previamente, en la negó que personal naval haya disparado desde un helicóptero al vehículo en el que viajaba la familia, derivaron de los datos con los que se contaba al momento en el desarrollo de las investigaciones; sin pretensión alguna de ocultar ni minimizar el dolor de los civiles afectados.

La Semar puntualizó que es respetuosa de la determinación de las autoridades competentes y acata sus resoluciones, al tiempo en el que lamentó que los hechos en los que civiles perdieron la vida y reiteró su más sentido pésame a sus familiares.

Finalmente, la dependencia puntualizó que asume ante los mexicanos la responsabilidad social que ello representa, a pesar de constituir un hecho circunstancial, cuya causa fue originada por grupos delincuenciales que actúan desde el anonimato.