Una cafetería temática de Bangkok propone a sus clientes meterse en un ataúd para que hagan conciencia de que son mortales y que después de la experiencia salgan con el propósito de disfrutar más de la vida.

El lugar abierto en un barrio de moda por un intelectual budista para ‘concienciar sobre la muerte, vende bebidas con nombres como ‘nacimiento’, ‘muerte‘, ‘vejez’ o ‘sufrimiento’.

Para llegar ahí pasas por un callejón oscuro lleno de letreros luminosos con preguntas como ”¿Cuál es el propósito de tu vida?”.

La atracción principal del establecimiento es un ataúd con un epitafio en inglés que dice que al final no te llevaras nada.

“Lo primero que me pasó por la cabeza fue: ‘¿Y si nadie lo abre?’. Es la duda que uno siente cuando se acerca a la muerte”, confiesa una mujer.

Fuente: El Debate