Tras reunirse con los obispos del país, el candidato de la Coalición “Juntos Haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, anunció que de triunfar en las votaciones generales de julio próximo, llamará a diálogos nacionales por la paz y la reconciliación, en los que invitará al Papa Francisco, a líderes de otras Iglesias y a líderes sociales de México y el mundo para alcanzar el fin de la violencia y la inseguridad en el país.

El político tabasqueño remarcó que el primer convocado a este diagnóstico y generación de propuestas por la paz será el pueblo de México.

Los foros iniciarán de inmediato, antes de la toma de posesión de julio a 1 de diciembre, “para analizar entre todos el problema de la inseguridad y la violencia”, detalló a la prensa a su salida del un diálogo con los obispos en la sede de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

El aspirante presidencial por Morena y los partidos del Trabajo y Encuentro Social, reconoció que no hubo tiempo en el diálogo con los obispos, “el asunto de evitar que se compre el voto, se trafique con el hambre y la pobreza de la gente”; pero dijo que le entregaron el documento compromiso de la Iglesia católica donde aseguran que van a “orientar” a los ciudadanos para que los fieles seguidores “voten de manera libre y que no se vean obligados a votar por un partido o un candidato a cambio de migajas o de dádivas”.

“Esto se está tratando, no solo en la iglesia católica; sino también en las Iglesias evangélicas se esta tratando este tema y en todas las religiones. Todos los mexicanos quieren que haya democracia, que se respete el voto y que no haya fraude”, subrayó.

López Obrador detalló que su convocatoria será “un diálogo entre todos los mexicanos”, entre todos los que tengan algo que aportar, porque el propósito es lograr la reconciliación y la paz”.

“Les dije que al triunfo del movimiento para llevar a cabo este proceso de consulta a todos los mexicanos y conseguir la paz, voy a invitar al Papa Francisco para que nos ayude y nos acompañe en todo este proceso” y a otros líderes espirituales de otras iglesias para que se analice todo lo relacionado con el grave problema de la inseguridad y de la violencia, y se lleve a cabo un plan para conseguir la paz en nuestro país”, detalló López Obrador.

De hecho, detalló que su controvertida propuesta de otorgar “amnistía” a los delincuentes pero insistió en que en los Foros se van a tratar todos los temas”.

Para el aspirante presidencial, la reunión fue “muy buena, en muy buenos términos, yo les dije lo que desde hace mucho tiempo expresó en plazas públicas, que no les voy a fallar a los mexicanos, no voy a traicionar la confianza que han depositado en mi”.

Finalmente, ante la andanada de críticas que ha recibido su propuesta de “congelar” los precios de la gasolina, el diésel y la Luz eléctrica en los primeros tres años de su eventual gobierno, López Obrador remarcó que “aunque se enojen los que no les parece mi propuesta, les digo que no van a haber gasolinazos aunque no les guste”, insistió.

Ya más de 10 mil personas escuchan en este mediodía al aspirante presidencial del “Juntos Haremos Historia” en un acto masivo en Cuautitán Izcalli, donde ha dicho que se irá al basurero de la historia la corrupción y el abuso.