La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) capturó una imagen de la costa meridional de Cuba, mediante la cámara hiperespectral miniatura, HyperScout, montada en el nanosatélite GomX-4B.

El pasado 2 de febrero, se puso en órbita ese nanosatélite en una misión de demostración multitecnológica, para probar enlaces de radio entre satélites y tecnologías de micropropulsión.

La cámara hiperespectral HyperScout, desarrollada por la firma holandesa cosine Research, es más compacta que otras de su tipo, la cual puede observar en 45 bandas del espectro visible y del infrarrojo cercano, explicó el ingeniero de la ESA, Alessandro Zuccaro Marchi.

“Se trata de una única imagen que abarca una superficie de aproximadamente 200 por 150 kilómetros cuadrados, en la que cada línea horizontal muestra una banda espectral distinta”, agregó.

Marco Espósito, de cosine Research, explicó que la primera imagen de HyperScout tiene efectos atmosféricos y solares que se corregieron durante la calibración y procesamiento. “También se sometió a procesos de compresión y combinación (binning) de píxeles, de acuerdo con los límites de la potencia del satélite y los recursos de memoria disponibles durante la puesta en servicio”, señaló.

Destacó que la cantidad de luz capturada en esa imagen supera las expectativas, sugiere que podría obtenerse una relación señal-ruido prometedora para aplicaciones hiperespectrales.

Estamos encantados con esta primera imagen y, con las siguientes, iremos explorando las capacidades hiperespectrales de HyperScout, finalizó.

De acuerdo con la ESA, HyperScout es un instrumento de “filtro variable lineal”, cada línea de píxeles que observa se ve a una longitud de onda distinta, de 400 a mil nanómetros.

Mientras que el movimiento veloz del nanosatélite permite tomar de manera rápida una imagen hiperespectral completa. El instrumento estudiará regiones específicas del planeta, para hallar cambios como inundaciones, riesgos de incendio o variaciones en vegetación.