Pasan algunos segundos entre que el comandante aborda una camioneta negra y los agresores arriban al lugar. El agente desciende armado y se defiende de los sicarios, los cuales sólo tienen la opción de huir. Ocurrió en Chihuahua.