En los últimos 10 años la Suprema Corte ha gastado un millón 648 mil 706 pesos en champaña, brandy, cerveza, cognac, tequila, whisky y otras bebidas alcohólicas.

La justificación de la SCJN para realizar este tipo de compras es que se consumen en actos nacionales e internacionales de carácter protocolario o vinculados con la difusión de la cultura de la legalidad.

“Por lo que corresponde al lugar de compra, es importante destacar que se trata de adquisiciones realizadas en la Ciudad de México, cuyo motivo del ejercicio en conceptos de vinos y licores corresponde a diversos eventos, tanto nacionales como internacionales”, se señaló en respuesta a una solicitud de información.

También, se explicó, para “recepciones oficiales con la participación de los poderes federales, de los gobiernos estatales y de los órganos del Poder Judicial de la Federación; organismos e instituciones nacionales e internacionales”.

Tras una “búsqueda exhaustiva”, tanto la Dirección General de Recursos Materiales como la Dirección General de Presupuesto y Contabilidad de la SCJN informaron que también se utilizan las bebidas alcohólicas compradas para congresos y convenciones, así como en eventos institucionales de
fin de año con funcionarios.

Fue en 2008 cuando la Suprema Corte, cuyos ministros ganan poco más de tres millones y medio de pesos al año, gastó una mayor cantidad de dinero en bebidas alcohólicas: 203 mil 798.50 pesos, siendo presidente del máximo tribunal el ahora ministro en retiro Guillermo Ortiz Mayagoitia.

En contraparte, fue un año antes, 2007, cuando menos se utilizaron recursos para la adquisición de alcohol: 84 mil 184.83 pesos.

Mientras que ya en tiempos de austeridad, como lo han reiterado tanto el expresidente de la SCJN, Juan Silva Meza así como el actual ministro presidente, Luis María Aguilar, 2012 fue el año en que también hubo un gasto menor en bebidas como jerez, Baileys, anís, amaretto, vermú, Oporto, vino de mesa, vino para cocinar, Grand Marnier, vodka u otras bebidas, con una erogación de 99 mil 828 pesos.

Empero, durante la presidencia de Aguilar, iniciada en enero de 2015, y que culminará el próximo 31 de diciembre, la Suprema Corte ha gastado 467 mil 399.56 pesos en alcohol.

En 2016, Excélsior reveló que la Suprema Corte gasta al año un promedio de 15 millones de pesos en alimentos.

De acuerdo con el oficio DGRM/4378/2016 de la Dirección General de Recursos Materiales de la SCJN, sólo el consumo de los 11 ministros ascendió en 2015 a dos millones 352 mil 754 pesos; es decir, 16% del presupuesto es para la alimentación de los tres mil trabajadores del máximo tribunal del país.

Fuente: Excélsior