Roger Federer viajó a África para seguir con las actividades humanitarias de su fundación, que en esta ocasión lo llevaron a dar clases a niños de distintas escolaridades en Zambia.

 

La fundación del tenista suizo desarrolla servicios educativos para niños de escasos recursos en el continente africano.

El considerado mejor tenista de toda la historia se dio tiempo para convivir con habitantes de Zambia, quienes le mostraron algunas de sus tradiciones y bailes típicos.

Fuente: Letra Roja