Después de darse a conocer el homicidio que ha indignado al país sobre los estudiantes de cine de Guadalajara, han surgido diversas preguntas en cuanto a, si existió la posibilidad de haber sido localizados semanas antes del Primer Debate Presidencial, hasta el misterioso levantamiento que excluye completamente a las chicas que viajaban con ellos después de hacer una tarea en ‘La Cabaña’, lugar que era utilizado como casa de seguridad por el Cártel Nueva Plaza.

El gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval aclaró el martes en una entrevista que no renunciaría pese a las exigencias por parte de la comunidad, ya que aseguró que el anuncio oficial de la Fiscalía se dio hasta que tuvieron las pruebas de ADN que confirmaron que los estudiantes fueron disueltos en ácido sulfúrico por parte del rapero QBA, quien cobraba solamente tres mil pesos a la semana para hacer vigilancia y encargarse de disolver cuerpos de grupos rivales al Cártel Jalisco Nueva Generación.

#NoSonTresSomosTodos fue el hashtag usado en redes sociales tras el anuncio de la Fiscalía, un mensaje que busca generar conciencia en un país en el que una persona desaparece cada dos horas y se registran 85 asesinatos cada día.

Sin embargo, en Letra Roja recibimos un testimonio el cual narra que los hechos fueron distintos y que no hubo levantamiento alguno, si no que más bien, los estudiantes fueron asesinados el mismo día 19 de marzo.

Según el testimonio, quien era compañero de los jóvenes, estaban haciendo un cortometraje – documental el cual trataba del narcotráfico en Jalisco. Conocidos y gente cercana a los estudiantes sabrían del proyecto que tenían pensado grabar en marzo.

Javier Salomón Aceves Gastélum, Marco Ávalos y Jesús Daniel García Díaz se reunieron en ‘La Cabaña’ para entrevistar a un narcotraficante, del cual no se reveló nombre. Al grabarlo, Jesús Daniel le habría hecho un comentario ‘fuera de lugar’ que provocaría la rabia del criminal y lo mataría a golpes en el mismo lugar.

Javier Salomón y Marco defendieron a su compañero, pero estos habrían sido asesinados en el momento por un disparo en la cabeza. Al no saber qué harían con los cuerpos, fueron enviados 12.9 kilómetros para disolverlos en ácido y no dejar rastro de ellos.

Aunque la información viene de un testigo que sostiene que los estudiantes sí sabían que esa casa era utilizada como casa de seguridad, se sigue preguntando ¿dónde quedó el material que se grabó aquel día?

Pese a que no existe una prohibición para grabar este tipo de materiales, siempre y cuando se tenga una autorización y un curriculum que avale el profesionalismo por parte de periodistas o cineastas, está abierta la pregunta de si los maestros sabrían de qué trataba la tarea que grababan.

Si era una tarea como cualquier otra, ¿Por qué no se grabó en otro lugar? ¿por qué específicamente en esa casa si ya sabían que anteriormente tuvo  lugar a detenciones criminales?

Y lo más importante ¿cuál fue el comentario que hizo Jesús Daniel para que fuese asesinado por el entrevistado?

Fuente: Letra Roja