Las niñas y adolescentes que sufren de obesidad están en riesgo de sufrir ciclos menstruales irregulares, cólicos más dolorosos y podrían tener problemas para concebir en el futuro, indica una investigación.

La obesidad es un problema de salud mundial que sigue en aumento, y puede causar hipertensión, dislipidemia, diabetes tipo 2, osteoartritis, enfermedades cardíacas, apoplejías, entre muchos otros padecimientos.

Un nuevo estudio encontró que la obesidad también puede afectar el ciclo menstrual de las niñas y provocarles cólicos con mayor dolor. Además, les puede acarrear problemas de fertilidad más adelante en sus vidas.

La investigación fue llevada acabo por doctores de la Universidad de Colorado, quienes evaluaron durante dos años a varias jóvenes de entre 10 a 19 años de edad. Descubrieron que más del 20 por ciento de las niñas y adolescentes con obesidad tenían periodos irregulares, en comparación con las niñas que se encontraban en un peso saludable.

El motivo de las irregularidades en los ciclos menstruales se debe a que la obesidad afecta las hormonas, y este desbalance puede también provocar daños más graves en el sistema reproductivo, como infertilidad, infecciones o quistes.

Las niñas que mostraban periodos afectados tuvieron niveles altos de testosterona, la cual en altas cantidades puede afectar la anatomía femenina y causar cambios de humor.

La obesidad afecta a niños y adolescentes de todo el mundo, pero generalmente más a quienes viven en países en desarrollo. La Organización Mundial de la Salud estima que casi 41 millones de niños de cinco años o menos son obesos.

Desafortunadamente, la mayoría de los que desarrollan obesidad en su infancia tienen altas probabilidades de seguir siendo obesos en la edad adulta.

El reporte fue publicado en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism esta semana.

Fuente: El Semanario