No hay ningún signo positivo acerca de que Estados Unidos, Canadá y México hayan llegado a algún acuerdo definitivo sobre las reglas de origen del sector automotriz, pero a pesar de esto,  Toyota invertirá en planta de Canadá y manda señales de confianza al TLCAN, justo cuando se llevan a cabo las reuniones ministeriales en donde se trata de avanzar en este y otros temas polémicos que han frenado el proceso.

Toyota ha sorprendido al mercado con el anuncio de nuevas inversiones en su planta de Cambridge, Canadá, y con esto manda señales de confianza al proceso de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), justo cuando muchas voces aseguran que en esta semana se decidirá el futuro de este tratado trilateral.

Mientras tanto, según información que retoma El Financiero, la armadora japonesa tiene listo un fondo de mil 100 millones de dólares para aumentar la producción de su SUV modelo RAV4, “en una apuesta a la fabricación del país en medio de la incertidumbre derivada de las conversaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”.

Con esto, Toyota aumentará también sus fuentes de empleo en esa región de Ontario, donde crearán 450 nuevos puestos de trabajo, que se sumarán a los 8 mil que tiene en sus instalaciones de Toronto.

Toyota es considerada como el segundo fabricante de autos más grande del mundo y el año pasado fabricó en Canadá más de 600 mil vehículos, pero el mercado ha cambiado y ahora tiene otras exigencias, por lo que esta marca japonesa ha apostado por la creciente demanda de SUV y ha disminuido la construcción de sedanes.

Así, según cifras de Bloomberg, “durante 2017 Toyota vendió 407 mil 594 RAV4 en EU, superando las ventas del sedán Camry por primera vez” y esto ha sido una de las principales razones para invertir en Canadá y ampliar su capacidad productiva en la región.

Fuente: El Semanario