Los dos candidatos presidenciales con mayor apoyo ciudadano, de acuerdo con la mayoría de las encuestas, han prometido bajar el precio de las gasolinas en México.

Los candidatos presidenciales de la coalición “Juntos haremos Historia”, Andrés Manuel López Obrador, y del “Frente por México”, Ricardo Anaya, han propuesto congelar o bajar los precios de las gasolinas, que en el país se venden en hasta 20 pesos el litro, sin embargo, ¿es esto posible?

De acuerdo con un análisis de Expansión, congelar o bajar los precios de las gasolinas podría realizarse, pero para lograrlo se deberían sacrificar ingresos tributarios importantes, como actualmente se realiza con la llamada “suavización” de los precios que hace Hacienda desde 2017.

La propuesta de Anaya

Ricardo Anaya, ha asegurado que de ganar la Presidencia, bajará el precio de la gasolina y se comprometió a hacer una revisión integral del esquema fiscal y a presentar un planteamiento integral para el país.

“Lo que no es aceptable es lo que hoy está sucediendo en nuestro país, desde hace ya varios años baja el precio del petróleo y sube el precio de la gasolina porque cada vez se le han puesto más impuestos. Eso no es aceptable”, ha expresado al señalar que si la gasolina está tan cara es porque el 40% de esos 20 pesos por litro son impuestos.

Y es que en promedio, por cada litro de gasolina un tercio de su precio final corresponde al cobro de tres tipos de impuestos IEPS (federal, estatal y por CO2), más el IVA.

Expansión señala, sin embargo, que la propuesta del panista no es nueva, ya que el gobierno federal lo hace desde 2017, a raíz de un decreto publicado por la Secretaría de Hacienda por el cual, cada semana Hacienda sube o incrementa la cuota del IEPS federal, para “suavizar” los impactos por el tipo de cambio y el precio de referencia de la gasolina en Estados Unidos, país de donde México importa más del 60% de sus gasolinas, explicó Luis Miguel Labardini, especialista en materia energética de la firma Marcos y Asociados.

Esta semana, sin embargo, Hacienda redujo la cuota del IEPS federal 60% para cada litro de Magna, el estímulo más alto en lo que va del año; 43.6% para la Premium y 54.6% para el diésel, pero para lograrlo, Hacienda dejó de recaudar 67,934 millones de pesos (mdp) en 2017, y en el primer trimestre de 2018 perdió 9,315 mdp.

Los analistas concuerdan en que los altos precios de los combustibles en el país son muy caros debido a los costos de transportación y almacenamiento por lo que, a este respecto, hay que invertir en infraestructura logística.

La propuesta de Obrador

Por su parte, el líder de Morena ha prometido que de ganar las elecciones, la gasolina no subirá en términos reales, sino que se ajustaría a la inflación.

Cabe destacar que Citibanamex estima que la inflación en 2019 sería de 3.8%, por lo que los precios de las gasolinas sólo subirían ese nivel. Pero en este caso, por el tipo de cambio y el petróleo, las gasolinas tendrían un repunte de 6%, de tal forma que esa diferencia (con el 3.8%) debería ser cubierta con recursos del gobierno.

“Entonces la diferencia que resulte entre ese 6% y 3.8% sería un subsidio que no sería sustancial, serían unos 20,000 millones de pesos, pero se convierte en un costo fiscal, que golpea el compromiso de finanzas públicas estables”, explicó a Expansión Sergio Luna, director de Estudios Económicos en Citibanamex.

Con información de Expansión