Los propietarios de la NFL aprobaron por unanimidad una nueva política nacional de himnos que requiere que los jugadores se pongan de pie si están en el campo durante el espectáculo, pero les da la opción de permanecer en el vestuario si así lo desean, se anunció el miércoles.

La nueva política somete a los equipos a una multa si un jugador o cualquier otro miembro del equipo no muestra el debido respeto por el himno nacional estadounidense. Eso incluye cualquier intento de sentarse o arrodillarse, como lo han hecho docenas de jugadores durante las últimas dos temporadas. Esos equipos también tendrán la opción de multar a cualquier miembro del equipo, incluidos los jugadores, por la infracción.

“En esta temporada, todo el personal de la liga y el equipo deberá ponerse de pie y mostrar respeto por la bandera y el himno”, dijo el comisionado de la NFL Roger Goodell en un comunicado. “El personal que elija no representar el himno puede quedarse en el vestuario hasta que se haya realizado el himno.

“Creemos que la decisión de hoy mantendrá nuestro enfoque en el juego y los extraordinarios atletas que lo juegan, y en nuestros fanáticos que lo disfrutan”.

Una votación tuvo lugar al final de la reunión de primavera de la liga y fue aprobada por los 32 propietarios.

Después de pasar meses en discusiones, los dueños creen que esto encontró un compromiso que terminará con las protestas, con un edicto que no requiere que todos los jugadores se pongan de pie.

La política anterior requería que los jugadores estuvieran en el terreno de juego para el himno, pero solo dijeron que “deberían” estar de pie. Cuando el mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, comenzó a arrodillarse para protestar por la brutalidad policial en 2016, la liga no tenía ninguna regla que pudiera usar para evitarlo. El movimiento recibió cada vez más críticas del presidente Donald Trump, así como de muchos admiradores, que creían que era una señal de falta de respeto hacia la bandera y el país.

Los propietarios, sin embargo, habían estado divididos sobre cómo sacar a la liga de esa crítica. Algunos propietarios, incluyendo a Jerry Jones de los Dallas Cowboys y Bob McNair de los Houston Texans, querían que todos los jugadores se pararan. Otros, como Christopher Johnson, de los New York Jets, querían evitar cualquier apariencia de jugadores amordazados.

Incluso la opción aparentemente simple de despejar el campo antes del himno fue rechazada por algunos propietarios que pensaban que se interpretaría como una protesta masiva o al menos un signo de falta de respeto.

“Los esfuerzos de muchos de nuestros jugadores generaron conciencia y acción en torno a cuestiones de justicia social que deben abordarse”, dijo Goodell en el comunicado. “La plataforma que hemos creado juntos es ciertamente única en los deportes profesionales y muy probablemente en los negocios estadounidenses. Nos sentimos honrados de trabajar con nuestros jugadores para impulsar el progreso.

“Fue desafortunado que las protestas en el campo crearan una percepción falsa entre muchos de que miles de jugadores de la NFL no eran patrióticos. Esto no es y nunca fue el caso”.

Kaepernick y el ex safety de los 49ers Eric Reid han presentado casos de colusión contra la liga luego de no encontrar trabajo como agentes libres.

La nueva política es un ajuste al manual de operaciones de juego de la NFL y, por lo tanto, no es necesario negociar colectivamente.

“No se nos consultó antes de esta reunión sobre posibles cambios en la política del himno”, dijo el director ejecutivo adjunto de asuntos externos de la Asociación de Jugadores de la NFL, George Atallah, en un comunicado. “Si hay cambios en la política que ponen a los jugadores en una posición en la que puedan ser disciplinados o multados, vamos a hacer lo que siempre hacemos: luchar contra cualquier cosa que invada los derechos de los jugadores hasta el final”.

Fuente: Espn