El Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República advirtió que, a pesar de las acciones realizadas para fomentar una cultura de respeto a los servicios de emergencia, el porcentaje de llamadas falsas o de broma al 911 sigue siendo preocupante.
En su investigación “Llamadas falsas a los números telefónicos de emergencia”, el IBD resaltó que, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2017 se recibieron un total de 112 millones 460 mil 767 llamadas, de las cuales el 87.6 por ciento (más de 98 millones) fueron consideradas improcedentes.
Señaló que esto implica que siete de cada ocho llamadas realizadas al 911 fueron de broma, falsas o situaciones que no correspondían a una emergencia, por lo que destacó la importancia de fortalecer la cultura social de un uso correcto de este número de emergencia.
La investigación señala que las entidades con un mayor número de llamadas improcedentes durante el año pasado fueron la Ciudad de México, el Estado de MéxicoJaliscoVeracruz yGuanajuato; mientras que los Estados con mayor porcentaje de llamadas reales fueron Nuevo LeónQuerétaro y Colima.
Además, de las llamadas procedentes, el 70 por ciento (nueve millones 760 mil 990) fueron por temas de seguridad pública, el 14 por ciento (dos millones 30 mil) fueron por cuestiones médicas y el 9 por ciento (un millón 292 mil) obedecieron a servicios públicos.
El IBD recordó que en la actual Legislatura se han presentado al menos cuatro iniciativas para sancionar el uso indebido del número de emergencia, de las cuales tres se encuentran pendientes de discusión y una recibió dictamen negativo.