Nicaragua se alista para un paro convocado por la oposición con el fin de presionar al presidente Daniel Ortega a frenar la represión y terminar con los violentos enfrentamientos que dejan 148muertos en casi dos meses.

La convocatoria a paro, que regirá a partir de las 00H00 locales del jueves, se realiza después de que los obispos entregaron la semana pasada a Ortega una propuesta para retomar el diálogo con sus opositores, en la que piden adelantar las elecciones y adoptar reformas democráticas.

Ortega no ha respondido y la represión a las protestas ha recrudecido en todo el país, con ataques de fusilería y de hombres armados encapuchados a bordo de camionetas y motocicletas.

Desde que se iniciaron las manifestaciones el 18 de abril, el balance de fallecidos es de 148 y hay más de mil heridos, según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

La crisis ha dejado además pérdidas estimadas en unos 800 millones de dólares, según la ONG Consultores para el Desarrollo Empresarial (Copade).