Una jueza federal de Washington revocó este viernes la libertad condicional de Paul Manafort, el exjefe de campaña de Donald Trump que es acusado de tentativa de soborno a testigos en la investigación rusa.

La magistrada Amy Berman Jackson revocó la libertad bajo fianza de Manafort por denuncias de que estaba manipulando a testigos en el caso contra él presentado por el fiscal especial Robert Mueller, que está investigando la posible colusión entre la campaña de Trump y Rusia.

Manafort estaba bajo arresto domiciliario mientras esperaba que comience su juicio.

La nueva acusación contra Manafort se produjo cuatro días después de que fiscales denunciaran que había intentado contactar a dos testigos, en su caso de lavado de dinero y fraude bancario, a través del ruso Konstantin Kilimnik para persuadirlos de que declararan a su favor.

Kilimnik, un exlingüista entrenado en el ejército con supuestos vínculos con la inteligencia rusa, fue incluido en la nueva imputación de Manafort que los acusa a ambos de manipular a los testigos.

De esta manera, el número de imputados en la investigación de Mueller se elevó a 20, además de tres compañías que también enfrentan cargos.

Trump ha denunciado esta investigación como una “caza de brujas” política y ha negado que haya habido una colusión con Rusia por parte de los miembros de su campaña electoral.