El senado de Canadá confirmó este martes la legalización de la mariguana un día después de que fue aprobada por la Cámara baja y abrió el camino para su libre producción y consumo desde septiembre.

Tras el voto del Senado, que podía demorar pero no impedir la sanción, la ley deberá ser homologada por el gobernador general, que representa a la reina Isabel, pero ese paso no es más que una formalidad.

Canadá puso fin a la prohibición que pesaba sobre la mariguana desde 1923. El uso medicinal estaba permitido desde 2001.

Canadá es el primero de los países del Grupo de los Siete en autorizar el libre consumo y producción; cinco años después que Uruguay se convirtiera en el primer país del mundo en dar ese paso.