El ministro del Interior británico, Sajid Javid, manifestó este jueves que “no hay evidencia” de que los dos nuevos intoxicados con el agente nervioso Novichok en la localidad de Amesbury, en el condado de Wiltshire, visitaran ninguna de las zonas en las que estuvieron los Skripal en Salisbury.

La aclaración viene después de que medios británicos apuntaran a que la intoxicación de Charlie Rowley y Dawn Sturgess, de 45 y 44 años, respectivamente, pudiera deberse a las insuficientes labores de limpieza realizadas en Salisbury, tras el ataque al exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo.

En una declaración en la Cámara de los Comunes, el titular de Interior indicó que el supuesto sobre el que se está basando la investigación es que la pareja entró en contacto con el agente nervioso “en algún otro lugar”.